Hukkle

Escrito por: Ricardo Hernández

 Aquí lo importante es el paso tras los testículos, son los del puerco los que sugieren el ritmo al caminante.

Otro anda con el bagre al lomo, la cola del pescado brinca sin vida.

Uno más ahúma abejas para, después de jugar un rato, procurarse miel.

El collage bucólico que resulta ser Hukkle, cinta de György Pálfi, es una hojeada a los rústicos quehaceres de los que nos hemos alejado.

La finta dura poco, el aparente documental de National Geographic se desbarata para, derramado, levantarse en ficción.

La urdimbre de las mujeres crece de manera exponencial.

Ellas hablan mucho.

———–

Un día antes de ver Hukkle vi La región salvaje, de Amat Escalante. Quizás el azar de esa disposición hizo que las vinculara. En ambas, laderas y escarpes custodian raíces, y son esos espacios terrosos, esas cavidades lóbregas las que guardan también el misterio de los sujetos. Desde esos agujeros nos acecha la muerte acaramelada.

Ricardo Hernández: Sin Oficio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s